Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Sábado, octubre 1ro de 2016
 

Género

‘Si me matan por decir la verdad, mis nietos seguirán’

Isabel Ortigosa- 20 minutos blogs

Miércoles 15 de octubre de 2014

2 | |

Conocí a Ligia Chaverra en una visita a la Zona Humanitaria de Las Camelias. La mujer diminuta y descalza que encontré, de manos trabajadas y retorcidas por el tiempo, es una de las líderes más reconocidas de las comunidades afrodescendientes de la cuenca del río Curvaradó.

Esta zona remota del Urabá chocoano, al norte de Colombia, fue muy castigada por la violencia a finales de los años 90. Con la excusa de ‘limpiar’ la región de guerrilleros, se produjo en esta época una incursión paramilitar que, con la complicidad del ejército, provocó un éxodo masivo de campesinos. Su huída fue aprovechada por actores legales e ilegales para ocupar estos terrenos, violando así la ley 70 de Colombia (1993), que reconoce y protege el derecho de los afrocolombianos a la propiedad colectiva de sus tierras y a ocupar su territorio ancestral.

Ligia María Chaverra, 72 años, es una de las líderes de la comunidad de Curvaradó, en Chocó, una de las regiones más pobres de Colombia. Ha sufrido amenazas por reclamar sus tierras, pero ella y sus hijos siguen firmes. Imagen: Inspiraction

Ligia huyó a través de la selva, con sus hijos, dejando atrás todo lo que tenía. Durante meses, vivieron en constante itinerancia, sin un hogar, sin una escuela, sin medicinas para los niños que caían enfermos. Un tiempo después, venciendo el miedo, varias familias decidieron retornar a sus tierras, y Ligia se convirtió en una de las líderes más destacadas en la lucha por la restitución.

Con el apoyo de Justicia y Paz, contraparte de InspirAction en Colombia, se crearon las llamadas Zonas Humanitarias: espacios delimitados, habilitados únicamente para sociedad civil y libres de actores armados, donde se busca proteger a los retornados y defender su derecho a la vida, a la autodeterminación y a la restitución de sus tierras.

Desde el retorno, y a pesar de su avanzada edad, Ligia ha denunciado incansablemente a los responsables del desplazamiento forzado, de la violencia y de los daños ambientales que sufre la región. Esto le ha valido amenazas, señalamientos y un hostigamiento continuo que hace que muchos temamos por su vida. ‘Dicen que soy guerrillera, pero yo he criado a ocho hijos y a 44 nietos. ¿Creen que he tenido tiempo para hacer la guerra?’ me dice.

Ligia cuenta con voz pausada que supuestamente la Operación Génesis, que acabó desplazando a miles de campesinos, tenía como objetivo para acabar con la guerrilla. ‘Pero luego nos dimos cuenta de que el objetivo era sacarnos para desarrollar el cultivo de la palma y el plátano. La guerra era contra los campesinos’. En la zona no se conocía el cultivo de la palma africana. Ahora, desgraciadamente, la conocen demasiado bien. ‘Por la palma fue nuestro despojo. La sangre de nuestros amigos y de nuestros hermanos ha abonado esa palma’.
Ligia ha sido acusada de guerrillera, amenazada, calumniada. Sale de la Zona Humanitaria con acompañamiento, como única medida de protección, y sabe que es más que posible que su cabeza tenga precio. Pero a sus más de 70 años, sigue luchando. ‘Si me matan por decir la verdad, nada puedo hacer’.

Sus palabras son una fuente de inspiración, toda una declaración de intenciones de una mujer que ha sabido vencer al miedo. ‘A veces me aflijo por tantas preocupaciones, pero el apoyo de tanta gente me da fuerzas’, me dice. ‘En cualquier momento moriré o me matarán, pero quedarán mis hijos y mis nietos. Yo sólo he abierto camino para que otros sigan esta lucha. Si muero, el proceso seguirá adelante’.
Y yo la oigo, y la creo. Sé que algún día, estas tierras conocerán la paz, gracias a la lucha y a la entrega de tantos hombres y mujeres valientes. Gracias, Ligia.

Isabel Ortigosa es responsable de Incidencia y Comunicación de Inspiraction.
Tomado de:http://blogs.20minutos.es/mas-de-la-mitad/2014/06/09/si-me-matan-por-decir-la-verdad-mis-nietos-seguiran/

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya