Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Miércoles, septiembre 28 de 2016
 

Medios

Se acabó esto

Ariel Ávila, Semana

Miércoles 24 de agosto de 2016

2 | |

Después de 52 años habrá por fin un acuerdo donde la guerrilla tendrá participación política, colaborará con la justicia y erradicará los cultivos ilícitos.

Después de 52 años de haber nacido las FARC, se logra, en el cuarto intento, firmar un proceso de paz. Llega a su fin un conflicto que nació en la mitad del siglo XX pero que es característico del siglo XIX, ya que surgió por la disputa entre liberales y conservadores. No fue fácil, los datos de la confrontación armada son aterradores. Un poco más de 7 millones de personas desplazadas, cerca de 30 secuestros y alrededor de 87 mil desaparecidos. Una guerra en la que participaron Guerrillas, Paramilitares y agentes estatales.

Luego de casi 4 años de negociación, las FARC y el gobierno anunciarán que han llegado a un acuerdo sobre el 100 % de la agenda. Este acuerdo guarda varias diferencias con los anteriores procesos de paz, como los del M-19 o la Corriente de Renovación Socialista. La principal diferencia es que se negoció unos mínimos de paz territorial, es decir, de reformar, inversiones y acciones que se deben aplicar en los territorios más afectados por el conflicto. De hecho, el punto de reincorporación se discutió la última semana, que para los procesos de paz de los años noventa del siglo XX eran los más importantes.

La agenda de La Habana, en un 90 % corresponde a beneficios para la sociedad y solo un 10 % para los actores que participaron directamente en las acciones de conflicto armado. Por ejemplo, dentro del 90 % de los acuerdos se puede nombrar el Plan Nacional de vías terciarías, que significa la intervención en vías rurales para que los campesinos saquen sus productos y puedan comercializarlos. También se puede nombrar en Plan De Conectividad, el Fondo de Tierras. La comisión especial para la reforma electoral, el Plan nacional de Formalización de Tierras, los proyectos productivos para las familias que siembran cultivos de coca. Entre otros. Son cerca de 200 iniciativas, planes, programas, proyectos e instancias para superar las causas estructurales del conflicto.

Dentro del 10 %, se cuenta el tema de participación política, seguridad para las minorías políticas que surjan de los acuerdos y la Jurisdicción Especial para la Paz. Al final se entiende que el modelo de justicia transicional traerá mucha justicia y poca impunidad. Sin embargo, el debate y las encuestas se centran en este 10 % y no nombran siquiera el 90 % de acuerdos que traerán beneficios para la sociedad.

En los próximos días las FARC deberá hacer su décima conferencia nacional de guerrilleros, la cual servirá para refrendar los acuerdos de paz dentro de la base guerrillera. Se calculan 600 mandos de las FARC, cinco delegados por estructura, la más amplia que se ha hecho. Luego vendrá la firma de los acuerdos de paz, seguramente la segunda quincena de septiembre y para la primera quincena de octubre será la votación del plebiscito.

Durante los cuatro años de negociación, las estrategias de pedagogía para explicar los acuerdos fallaron, ganaron más las mentiras sobre el mismo. Ya con solo 6 o 7 emanas de campaña es imposible desarrollar una estrategia de pedagogía profunda. Por tanto, la táctica para el ‘Sí‘ debe ser movilizar la emotividad y dar mensajes claros, ciertos y cortos sobre los acuerdos. Por ejemplo, en los gobiernos de Uribe, ningún miembro del Secretariado de las FARC fue llevado a la justicia, bajo la Jurisdicción Especial para la Paz, todos pasaran por la justicia. O mejor, votar ‘Sí‘ significa votar para que las FARC pasen de ser una organización armada a ser un movimiento político, tan solo 6 meses después de la firma de los acuerdos. Votar ‘No‘ significa votar para que las FARC sigan armadas.

En todo caso la decisión final está en manos del pueblo colombino, quien irá a las urnas, con más ignorancia de que conocimiento sobre lo acordado, en gran parte por que nunca se interesó en leer los acuerdos. A pesar de que los acuerdos de paz están públicos desde el años pasado -2015- ni siquiera el vicepresidente los ha leído, lo reconoció hace un par de días. Veremos que sucede en día de la votación.

Fuente: http://www.semana.com/opinion/articulo/ariel-avila-se-acabo-esto/491049

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya