Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Martes, septiembre 27 de 2016
 

Parti-Sí-Pa Guajira

Por la dignidad de La Guajira: Paro Cívico el 11 de agosto

Viernes 8 de agosto de 2014

2 | |

El próximo 11 de agosto el pueblo de La Guajira se levanta indignado en un Paro Cívico Departamental .La Guajira, acaba de celebrar sus 49 años de vida administrativa en una crisis de grandes proporciones resultado de un abandono estatal crónico y una clase política indolente e insaciable con los menguados recursos que llegan a esta rica región.

No fue un accidente electoral que en la segunda vuelta presidencial, Santos Y Zuluaga, alcanzaran la irrisoria suma de 17.0000 votos de 515,571 posibles. Este ha sido uno de los grandes descalabros electorales en La Guajira: la derrota de la mermelada y la derrota del miedo. Era inevitable, sobre los guajiros ha caído todo el tiempo tempestades de mentiras, promesas incumplidas, ilusiones eternas. Han pasado gobierno de todos los pelambres que jamás nos han dejado una estela de esperanza…pero mantenemos indemne nuestra dignidad.

Mentiras tras mentiras caen sobre el pueblo guajiro

A estas tierras llego en varias oportunidades el presidente Uribe sobre todo los 2 de Febrero día de la "vieja mello" y en otras el vicepresidente Francisco Santos. Este último, posando de una gran generosidad estatal prometió lo humano y lo divino en su condición de responsable del programa de Apoyo al Desarrollo Social de Fronteras y cayó sobre la alta Guajira una refrescante cascada de proyectos ingeniosos: Una servicio de agua que serviría para "hidratar" a seres humanos y animales, implementación de la energía solar y plantas térmicas, instalación de energía eólica, implementación del programa de atención extramural, construcción de micro acueductos, plantas potabilizadora ecológica, vías de comunicación y proyectos de energía eléctrica. El estado colombiano aportaría generosos recursos económicos. Estos proyectos estarían beneficiando a 25000 indígenas de la alta Guajira… una mentira tras otra mentira.

La clase política del departamento de la Guajira desparramaba un optimismo con la llegada de Juan Manuel Santos al palacio de Nariño (2010). Jimmy Sierra anotaba, en su calidad de representante a la cámara que: "Tengo la convicción de que Juan Manuel Santos le cumplirá a La Guajira, obras como la vía perimetral, los distritos de riego de San Juan y del Ranchería y la conversión de Maicao en una Zona Franca Industrial y Comercial". El senador Ballesteros dejaba entrever que con el gobierno Santos se le dibujaba a La Guajira un caudaloso rio de oportunidades para su desarrollo. Estaban embriagados por la generosidad de los resultados electorales.

En el Acuerdo de la prosperidad (Noviembre del 2011) Santos descargo cabañuelas de promesas sobre La Guajira: Interconexión eléctrica para el Cabo de la Vela, viviendas "industrializadas" para los afectados por la ola invernal, culminación de la vía San Juan del Cesar-Badillo, culminación de la ruta Mayapo-el Pájaro-Manaure .El presidente de la Republica comentaba: "Espero no tener que recurrir a los Palabreros guajiros"… y el presidente tenía la razón, ahora tiene que enfrentar la discusión de un pliego de Petición regional que está amparado por un paro Cívico Departamental.

Inoperancia estatal agudiza la dramática situación en La Guajira

Con Santos fracasó el cacareado diálogo Region-Nacion( Junio-2013) que se perfilaba como la estrategia de entendimiento entre La Guajira y la Nación a través de una hoja de ruta con temas específicos, así lo categorizaba el Alcalde Rafael Ceballos. Era copiosa la agenda, abarcaba de todo un poquito: desembolso de recursos de regalías, salinas de Manaure, sistemas de acueductos regionales, distrito de riego, vías de integración, interconexión de redes eléctricas, régimen especial aduanero, legislación especial fronteriza, proyectos turísticos y otros. De la agenda temática no queda sino el recuerdo de lo que pudo haber sido y no fue, los diálogos Región -Nación será un haz debajo de la manga por parte del gobierno para sortear dificultades.

El pliego de peticiones plantea como una de sus prioridades la creación de un fondo de desarrollo y compensación para que el estado colombiano pague la deuda social a los guajiros y las multinacionales (Carbones del Cerrejón y la Asociación Ecopetrol-Chevron Texaco) compensen el irremediable daño ambiental que han ocasionado en La Guajira.

Los habitantes de los barrios de Riohacha y los municipios del departamento exigen agua potable, permanente y libre de materias fecales. Además que Electricaribe sea intervenida por la superintendencia de Servicios Públicos ante sus continuos abusos en la prestación del servicio de luz, que la cobertura de Gas sea del 100% y que se establezca el mínimo vital para los estratos 1, 2,3 en lo concerniente a estos servicios. El sector agropecuario plantea la necesidad que se implemente medidas efectivas para este sector que se encuentra en una grave crisis que se ha profundizado con el fenómeno del cambio climático.

El cuadro más dramático sin lugar a dudas tiene que ver con la hambruna que afecta al pueblo de la gran nación wayuu. La inoperancia del estado es desconcertante, por La Guajira han pasado todos los altos funcionarios del Gobierno Nacional que tienen que ver con esta tragedia: Juan M. Santos (presidente de Colombia), Gustavo Angarita (superintendencia nacional de salud), Marcos Zuluaga (Director General del ICBF),Ilva Hoyos Castañeda(Procura Nal para la Infancia)Aurelio Iragori Valencia(ministerio del interior)Alejandro Gaviria Uribe(Ministerio de Salud y protección social)Luis de la Hoz (director regional de veedurías)Samuel Azout (director Nal de la agencia para la superación de la pobreza extrema en Colombia-ANSPE-) Es importante mencionar en este caso el fracaso estruendoso de dos programas bastante publicitados La Guajira Sin Jamushiri y PAN. El gobierno debe aceptar su responsabilidad e iniciar una política estatal que conlleve erradicar el flagelo del hambre en los pueblos indígenas Wayuu, Wiwa, Kogui, Arhuaco, y Kankuamo.

El movimiento estudiantil de La Guajira le exige al gobierno Santos que intervenga prontamente en la problemática de la falta de los desayunos y almuerzos escolares en las instituciones educativas de Riohacha, la zona rural y los Centros Etno-Educativo, donde se afecta una población estudiantil superior a los 14 mil estudiantes. Las obras inconclusas en algunas instituciones educativas de la zona rural también es motivo de preocupación .Un último elemento, tiene que ver con la necesidad de adoptar estrategias para mitigar el impacto de las altas temperatura en las aulas de clase producto del cambio climático.

El pueblo guajiro está cercado de necesidades por todas partes. No se le exige al gobierno mayor cosa, simplemente: La posibilidad real de vivir como seres humanos, es decir vivir con dignidad.

Fuente:Rebanadas de Realidad - ASODEGUA.

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya