Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Miércoles, noviembre 9 de 2016
 

Medios

Para salir de la cárcel

William Ospina- El Espectador.com

Lunes 2 de marzo de 2015

2 | |

Borges ha escrito que “el destino, que es ciego a las culpas, suele ser despiadado con las mínimas distracciones”. El destino no nos castiga por perdonar, pero sí por descuidar cosas que son básicas para impedir que los males se repitan sin fin.

César Gaviria ha propuesto que, para hacer posible la paz en Colombia, no sólo se incluya en lo que llaman la justicia transicional a todos los actores de esta guerra de cincuenta años, sino a los civiles que de cualquier modo participaron en ella. Guerrilleros, paramilitares, miembros de la Fuerza Pública, políticos, empresarios, los que han cometido los crímenes, los que los han custodiado, los que los han financiado, todos los partícipes del horror van a beneficiarse de este manto de perdón y olvido que, al parecer, es condición para que la guerra termine.

La propuesta ha despertado gran debate y fue hecha para ello. Los protagonistas de esta guerra quieren impunidad y la necesitan, y ese será el punto en que por fin estén de acuerdo, en un país donde todo en la política polariza, todo lo unido se divide y todos los diálogos son de sordos.

Desde lo alto hasta lo más alto, desde el Gobierno hasta las Naciones Unidas, ha empezado a oírse el rumor de los que adhieren a la propuesta y ven en ese acuerdo de punto final, en esa amnistía a la medida, el camino viable a la paz. Y es muy posible que tengamos que pasar por ese arco del triunfo de la impunidad. Pero el doctor Gaviria sólo tiene la mitad de la razón, y es que la justicia tiene por lo menos dos caras.

Muchos se oponen a esa paz sin castigos, sin tribunales, sin cárceles, a ese cósmico archivo de los procesos de una guerra de medio siglo. Afirman que con ella se repetiría fatalmente el sainete del Frente Nacional, que hace medio siglo puso fin a la guerra anterior garantizando la impunidad de los dos partidos que habían predicado, patrocinado y perpetrado todos los delitos. Sostienen que esa impunidad fue la causa de la guerra siguiente, que cuando los crímenes no son castigados se están creando las condiciones de un nuevo baño de sangre. Que es la justicia, el castigo, lo que hace que los crímenes no se repitan.

Pero lo que hizo que el Frente Nacional engendrara todas las violencias siguientes no fue la falta de castigo de los crímenes, no fue la amnistía general, sino que se fingiera la instauración de un país nuevo dejando en pie todas las injusticias, todas las exclusiones y todas las vilezas que habían dado origen a la violencia.

El Frente Nacional fue una solución para los dos partidos degradados por la barbarie, pero no fue una solución para el país. La impunidad que logró garantizó la paz para los partidos, y por muy breve tiempo para la gente, pero engendró todas las guerras siguientes: la de las guerrillas, porque no resolvió los problemas del campo; la de la delincuencia común, porque no creó empleo, ni protegió el trabajo, ni favoreció la vida de los millones de campesinos expulsados a las ciudades; la de los narcotraficantes y las otras mafias, porque cerró las puertas a toda promoción social y a toda iniciativa empresarial; la de la corrupción, porque convirtió la política en un maridaje de burócratas, sin que la comunidad pudiera controlar nada; la del paramilitarismo, porque gradualmente permitió que el Estado desamparara a los ciudadanos y que la Fuerza Pública se aliara con el crimen.

Nada de eso es fruto del perdón, porque la verdad es que las cárceles nada corrigen. Si las cárceles y la severidad del castigo corrigieran los males de la historia, Colombia sería el país más pacífico del mundo, porque aquí no se le niega cárcel a nadie; las prisiones, que aquí son infiernos despiadados, están tan llenas que parece que los peores delincuentes no caben en ellas por física falta de cupo, y nada se ha corregido en los últimos 200 años.

Nada corrigió la pena de muerte, ni el cepo, ni las torturas de Rojas Pinilla, ni los consejos de guerra del Frente Nacional contra los estudiantes, ni las torturas de Turbay, ni la interminable retahíla de una justicia meramente formal que exige a los ciudadanos respetar la ley, pero nunca exigió a la ley respetar a los ciudadanos.

Si el castigo trajera la paz, estaríamos navegando en mares de dicha, porque ningún país ha sido más castigado que Colombia.
Aquí lo que hace falta es la justicia que previene los males, no la que los castiga. Y esa justicia no le interesa al doctor Gaviria, que destruyó la industria nacional para favorecer el triunfo arrasador del mercado, ni al doctor Uribe, que le vendió medio país a las transnacionales, ni al doctor Santos, que fue la mano derecha de Uribe antes de ser la encarnación de todas las virtudes y ahora está vendiendo a las multinacionales la otra mitad, y sólo piensa en negociar con las guerrillas para tener libre el camino para feriar los dos grandes atractivos que le quedan a Colombia: la megadiversidad de los suelos y la mano de obra barata que tanto codician los extractores de riquezas.

No, no es la amnistía general lo que impedirá la paz. La amnistía general, si no niega la verdad y la reparación, podría favorecerla. Lo que impedirá la paz es el eterno egoísmo de nuestros dirigentes, que sólo se entusiasman con la paz cuando les conviene, cuando les parece un buen negocio, pero dejan en pie todas las injusticias y todas las degradaciones, en un país que es un hondo pozo de dolor para millones de seres humanos.

Fueron los dueños inflexibles de la guerra durante décadas, y perseguían al que hablara de paz, y ahora son los dueños inflexibles de la paz, y no dejan que nadie más entre en el libreto.

William Ospina | Elespectador.com

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya