Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Sábado, octubre 1ro de 2016
 

Constancia

Indígenas Woaunaan sitiados, mujeres, niñas y niños desplazados por presencia paramilitar

Literal del San Juan – Chocó

Jueves 25 de agosto de 2016

2 | |

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante la inacción del Estado colombiano frente al copamiento de estructuras sucesoras del paramilitarismo en los territorios del resguardo Woaunaan de Puerto Pizario, comunidades de Puerto Guadualito y Unión San Juan que obligó el desplazamiento forzado de mujeres, niñas (os) y jóvenes; ante el trato cruel y la tortura a la que fue sometida la indígena EVELINA QUIRÓ CHIRIMÍA.

Bogotá D.C. agosto 25 de 2016

JUAN MANUEL SANTOS
Presidente de la República de Colombia

JUAN FERNANDO CRISTO
Ministro del Interior

MARÍA ÁNGELA HOLGUÍN
Ministra de Relaciones Exteriores

JORGE EDUARDO LONDOÑO ULLOA
Ministro de Justicia

LUÍS GILBERTO MURILLO
Ministro de Ambiente

AURELIO IRAGORRI
Ministro de Agricultura

NÉSTOR HUMBERTO MARTÍNEZ
Fiscal General de la Nación

ALEJANDRO ORDÓÑEZ
Procurador General de la Nación

ALFONSO CAJIAO CABRERA (FA)
Defensor Nacional del Pueblo en funciones

GUILLERMO RIVERA
Alto Consejero Presidencial para los Derechos Humanos

RAFAEL PARDO
Ministro de post-conflicto

Ref: Indígenas Woaunaan sitiados, mujeres, niñas y niños desplazados por presencia paramilitar en sus territorios

Centinela de mi tierra, guardián lejano de los espacios que abandonamos en espera que lleguemos con nuestra presencia a darles vida Carmenza Arango

Nuestra Constancia Histórica y Censura Ética ante la inacción del Estado colombiano frente al copamiento de estructuras sucesoras del paramilitarismo en los territorios del resguardo Woaunaan de Puerto Pizario, comunidades de Puerto Guadualito y Unión San Juan que obligó el desplazamiento forzado de 32 mujeres, 59 niñas (os) y 6 jóvenes hacia la cabecera del Resguardo, comunidad de Puerto Pizario, ubicado en el departamento del Valle del Cauca; ante el trato cruel y la tortura a la que fue sometida la indígena EVELINA QUIRÓ CHIRIMÍA de 34 años de edad y madre de 5 hijos; ante la distante coherencia entre el discurso de paz y la ausencia de voluntad política para desarticular las estructuras neoparamilitares

Nuestra Constancia Histórica ante la grave lesión e impacto emocional y cultural que se deriva del desplazamiento forzado de las familias Woaunaan y las violaciones a sus derechos bajo el pretexto de perseguir a las guerrillas de las FARC EP y el ELN.

Ante ustedes los fundamentos fácticos de nuestra Constancia Histórica

* Lunes 15 de agosto a las 8:30 a.m. en el cabildo de Puerto Guadualito, Quebrada Cheché, Resguardo Woaunaan de Puerto Pizario, municipio de Litoral de San Juan, Chocó; EVELINA QUIRÓ CHIRIMÍA, fue retenida y torturada por dos hombres armados, vestidos de civil, presuntamente paramilitares, que se movilizaban en un bote de fibra color blanco con rojo y un motor 15.

La retención de EVELINA se produjo en inmediaciones de su parcela cuando esta iba en busca de alimentos.

Los armados obligaron a EVELINA a ver la fotografía de un indígena en un celular, le preguntaron quién era él y dónde estaban los guerrilleros de las FARC. Ante el silencio, la golpearon con patadas y con las armas que llevaban. Luego con un cuchillo procedieron a hacer cortes en cuatro de sus dedos, advirtiéndole que si denunciaba la asesinaban. Por la magnitud de los golpes y la tortura EVELINA perdió temporalmente el conocimiento.

EVELINA fue encontrada por su esposo e hijo y después de ser llevada a la comunidad, y al centro de salud, fue remitida a la Clínica Santa Sofía en Buenaventura, donde recibió la atención médica.

Ante la gravedad de los hechos la familia PERDIZ QUIRÓ se vio obligada a desplazarse forzadamente hacia el Distrito de Buenaventura.

* Miércoles 17 de agosto a las 9:00 p.m. en el Resguardo de Puerto Pizario, municipio del Litoral del San Juan, las comunidades de Unión San Juan y Puerto Guadualito observaron la presencia de una embarcación con hombres armados presuntamente de estructuras neoparamilitares.

La situación de control paramilitar en la zona se ha hecho evidente en los últimos días, a pesar de la presencia de la fuerza pública en el Bajo San Juan.

* Jueves 18 de agosto a las 7:00 p.m nuestra Comisión de Justicia y Paz fue informada que en la comunidad de Cabecera, a menos de 200 metros de la comunidad de Puerto Pizario continua la presencia de estructuras paramilitares, lo mismo que en la comunidad de Carrá en límites con la comunidad de Puerto Guadualito; así mismo se nos informó de la presencia de paramilitares en los alrededores del Cementerio de Puerto Pizario y las quebradas Medio y Cuellar.

Los armados afirmaron que desde el día miércoles quedaba prohibida la movilización en el sector del Cementerio, hasta nueva orden. Ante la intimidación que los armados produjeron en los indígenas Wounnaan, estos se vieron obligados a cesar sus actividades de siembra, pesca, recolección de pan coger y plantas medicinales.

La fuerte presencia de neoparamilitares en el territorio tienen sitiadas a las comunidades de Unión San Juan, Puerto Guadulito y Puerto Pizario.

* Sábado 20 de agosto hacia las 8:50 p.m. se instaló a menos de 100 metros de la comunidad de Puerto Guadualito una embarcación de fibra con un motor 40, en la embarcación se encontraban varios hombres armados

A eso de las 9:40 p.m. 32 mujeres, 59 niñas, niños y 6 jóvenes Wounaan de las comunidades de Puerto Guadualito y Unión San Juan, Municipio de Litoral de San Juan, Chocó iniciaron desplazamiento forzado hacia la cabecera del Resguardo Puerto Pizario en el Valle del Cauca, para protegerse de las acciones neoparamilitares en esta zona del Río San Juan.

Las mujeres, los niños y niñas salieron de sus lugares de habitación tradicional usando potrillos para cruzar el río San Juan.

El día anterior, cuando iban a realizar su jornada de trabajo los pobladores indígenas observaron la presencia de hombres armados de estructuras neoparamilitares en sus lugares de siembra. Los armados vestían unos de civil y otros de camuflado con armas largas y cortas y radios de comunicación.

Ante la fuerte presencia paramilitar durante los últimos diez días, se realizó de manera extraordinaria asamblea comunitaria, allí se determinó que las mujeres y los niños debían desplazarse como medida de protección y salvaguarda de la vida e integridad física.

Nuestra Censura Ética ante el desplazamiento forzado de las familias Woaunaan, como medida de protección para salvaguardar la vida e integridad física de las mujeres, jóvenes y niños, frente al sitiamiento generado por la presencia paramilitar en sus territorios, afectando no sólo sus relaciones cotidianas de comunidad, si no también generando procesos de desarmonización de su universo cosmogónico.

Nuestra Censura Ética ante la ausencia de las instituciones para materializar medidas eficaces que tiendan a desestructurar los grupos neoparamiliatres que se están posicionado dentro de los territorios ancestrales del pueblo Woaunaan, quienes desde sus acciones de intimidación, tortura y amenazas han generado un nuevo desplazamiento, afectando principalmente a mujeres y niños.

En conformidad con el artículo 23 de la Constitución Nacional elevamos Derecho de Petición para que se brinde una respuesta formal y oportuna en el termino indicado por la ley:

1. ¿Qué medidas de protección, atención humanitaria y psicosocial se van a implementar para garantizar un proceso de intervención acorde a la realidad cultural de las mujeres y niños del pueblo Woaunaan desplazados el pasado sábado 20 de agosto?

2. ¿Bajo qué SPOA, adecuación típica y ante que fiscal se adelantaran las investigaciones penales relacionadas con el desplazamiento forzado y los tratos crueles y tortura de las que fueron víctimas mujeres del pueblo Woaunaan?

3. Dada la gravedad de los hechos, Qué acciones preventivas se adelantarán para desarticular de manera eficaz los avances en el copamiento territorial de las estructuras neoparamilitares en la región?

De toda consideración

Comisión Intereclesial Justicia y Paz

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya