Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Viernes, diciembre 9 de 2016
 

Paz

No Basta con decir SÍ, hay que construir la Paz

Carlos A. Campo, CONPI

Sábado 1ro de octubre de 2016

2 | |

"Las y los Colombianos debemos entender que la firma de acuerdo no significa la consecución de la PAZ de manera instantánea sino la oportunidad de crear una realidad nueva que nunca hemos experimentado: El de una COLOMBIA EN PAZ."

Primeramente quiero disculparme con los lectores, por lo torpes que pueden llegar a ser mis letras, espero entiendan un poco la manera como he tratado de contextualizar un aparte del Conflicto Colombiano, y porqué considero necesario decir Sí este 2 de Octubre.

Muchos colombianos a lo largo de los más de sesenta años de Conflicto Social y Armado hemos sufrido directa e indirectamente las atrocidades de la guerra, algunos más que otros, pero al fin y al cabo perdiendo todos como país.

El caso de los Pueblos Aborígenes y Ancestrales, y de las comunidades Afroamericanas y Palenqueras es aún más complejo, puesto que la guerra se remonta a la época de la mal llamada “Conquista y descubrimiento de América” que fue en realidad una invasión desmedida llena de terror y odio hacia los “Salvajes” como nos denominaban. En este apartado hablaré de mi experiencia como víctima directa del conflicto armado.

Muchos de los que habitamos en el casco urbano de Caldono en el Cauca, hemos nacido en medio del conflicto y hemos sentido en carne propia el miedo que despiertan los tatucos, los cilindros bomba, las ráfagas de fusil y los bombardeos de helicópteros black hawk cuando nuestro pequeño pero azotado pueblo era objeto enfrentamientos armados. En numerosas ocasiones, en lugar de mi madre fueron los cilindros bomba los que irrumpieron mi sueño, ese sueño que se endurece cuando no se quiere ir a la escuela pero que se quita instantáneamente cuando retumba la casa y se escucha la orden de mis papás diciendo “métase debajo de la cama” como si meterse debajo de ella evitara que un tatuco cayera sobre la casa y acabara con todos o una bala cegara la vida de alguno de los míos, ese sonido terrorífico de la explosión era sin duda alguna el inicio de un enfrentamiento que bien podía durar de uno a dos horas, como podía durar todo el día entre cruces de balas y explosiones por todo el pueblo. No son muy alejadas de hecho, las comparaciones que hicieron del Cauca con Afganistán.

Conservo imágenes mentales intactas de civiles, guerrilleros, policías heridos y muertos sobre las calles, de compañeros de escuela que estuvieron al borde de la muerte, pero a quienes la vida misma decidió darles una segunda oportunidad. Escapar de la muerte no es fácil y menos cuando la guerra está acechándote por la espalda, tener la muerte a tus narices es como cuando te encuentras recibiendo clases y el zumbido de un cilindro que cae a escasos 20 metros del colegio donde estudias, que para fortuna nuestra no estalla advierte el inicio de otro episodio de “agachen sus cabezas y arrímense sobre la pared”

No es fácil vivir en medio del conflicto, estar en una guerra que no nos pertenece pero que nos está afectando es absurdo, pero es real.

Sin embargo pese a este cruento escenario y muchos otros episodios que prefiero no contar para minimizar un poco el terror de la guerra, he respaldado en calidad de joven indígena y habitante del Municipio de Caldono-Cauca el proceso de Paz y los acuerdos pactados en la habana, que recientemente fueron ratificados en Cartagena de Indias el 26 de Septiembre en un acto protocolario bastante esperanzador.

Las razones son muy visibles a la luz pública: una reducción considerable de las incursiones guerrilleras desde que iniciaron los diálogos entre Gobierno y FARC-EP al punto que hace más de tres años dejaron de escucharse balas y explosiones en el casco urbano, la economía local se ha fortalecido (se crean más locales comerciales) y se abre el espacio al progreso de la región, las personas que en algún momento abandonaron Caldono por los horrores de la guerra hoy regresan con la esperanza de tranquilidad para sus vidas.

Difiero de algunos aspectos acordados en la Habana, ¡Por supuesto que sí!, pero son más las ventajas que las desventajas las que representa el fin del conflicto en Colombia. En tal sentido y esperando haberme hecho entender, invito a todos(as) los(as) colombianos(as) a que votemos por el Sí este dos de Octubre, para que así conjuntamente construyamos la Paz con Justicia Social que tanto anhelamos, porque hay algo innegable y es que no basta con decir SÍ, hay que construir el SÍ para la PAZ que tanto anhelamos. Es muy fácil hablar de guerra desde la Comodidad de sus casas, pero es muy difícil vivirla, y es precisamente por esta razón que los citadinos deben apoyarnos para que los que vivimos todos los días con la guerra encima, tengamos por fin esa tranquilidad que no conocemos pero que hemos venido experimentando a lo largo del proceso de Paz.

Finalmente quiero dejar algo en claro: las y los Colombianos debemos entender que la firma de acuerdo no significa la consecución de la PAZ de manera instantánea sino la oportunidad de crear una realidad nueva que nunca hemos experimentado: El de una COLOMBIA EN PAZ. Si bien las FARC-EP Son una de las Guerrillas Latinoamericanas más grandes y viejas que existen en el mundo, el cese de hostilidades bilateral y definitivo que se acordó con esta guerrilla es un avance significativo en la construcción de la COLOMBIA EN PAZ

La PAZ no es Ni del Gobierno ni de las FARC, la PAZ es del Pueblo y es el Pueblo quien la Construye, hay mucho por hacer querida Patria.

Por: Carlos A. Campo Ch, Comunero del Resguardo indígena San Lorenzo de Caldono y Estudiante de la Universidad del Valle Sede Norte de Cauca

Fuente: http://www.conpi.org/2016/09/no-basta-con-decir-si-hay-que-construir.html#.V-5_wQ91VHM.facebook

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya