Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Miércoles, noviembre 30 de 2016
 

DeVer

Medida de Aseguramiento contra Ex-Capitán del Ejército por la Masacre del 16 de Mayo de 1998 en Barrancabermeja

CAJAR

Martes 12 de agosto de 2014

2 | |

Para la fecha se desempeñaba como Sub Jefe de Seguridad de la Refinería de de la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, en Barrancabermeja y al mismo tiempo pertenecía a las Autodefensas Unidas de Santander y Sur del Cesar, AUSAC. La imposición de la medida de aseguramiento consistente en detención preventiva en contra del Ex-Capitán del ejército José Eduardo González Sánchez, Alias Mauricio fue dictada por la fiscalía 34 Especializa, Unidad de Derechos humanos de la ciudad de Bucaramanga, por los delitos de Homicidio Agravado y Desaparición Forzada Agravada. El Capitán retirado del ejército, José Eduardo González Sánchez también hizo parte de las filas de las Autodefensas en el frente Lanceros de Vélez y Boyacá; pertenecientes al Bloque Central Bolívar.

Para la fecha se desempeñaba como Sub Jefe de Seguridad de la Refinería de de la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, en Barrancabermeja y al mismo tiempo pertenecía a las Autodefensas Unidas de Santander y Sur del Cesar, AUSAC.

La imposición de la medida de aseguramiento consistente en detención preventiva en contra del Ex-Capitán del ejército José Eduardo González Sánchez, Alias Mauricio fue dictada por la fiscalía 34 Especializa, Unidad de Derechos humanos de la ciudad de Bucaramanga, por los delitos de Homicidio Agravado y Desaparición Forzada Agravada. El Capitán retirado del ejército, José Eduardo González Sánchez también hizo parte de las filas de las Autodefensas en el frente Lanceros de Vélez y Boyacá; pertenecientes al Bloque Central Bolívar.

Los hechos que estremecieron al puerto petrolero sucedieron un sábado 16 de mayo de 1998 aproximadamente a las 9 de la noche, cuando un numeroso grupo de paramilitares de las AUSAC, fuertemente armados y comandados por Mario Jaimes Mejía, alias “El Panadero”, incursionó en los barrios Nororientales y Surorientales del puerto de Barrancabermeja, a bordo de varios vehículos en los cuales procedieron a subir por la fuerza e intimidando con sus armas, a las personas que eran señaladas, por los informantes que los acompañaban, de ser colaboradores o simpatizantes de la guerrilla.

Quienes no acataban la orden de subirse a los vehículos u oponían resistencia, eran asesinados en el mismo lugar, llegando incluso a degollar a una de las víctimas que no cedió ante la exigencia de subirse a uno de los vehículos. El número exacto de las personas desaparecidas en Barrancabermeja ese trágico 16 de mayo de 1998 es desconocido, pero sólo las personas desaparecidas en la cancha del barrio el Campin, superan las 25.

Según varias declaraciones dentro del proceso y principalmente la de Mario Jaimes Mejía, alias “El Panadero” quien dirigió la incursión paramilitar, dan cuenta de la participación en la ejecución del crimen por parte de miembros de las Fuerzas Militares. Según su testimonio, un Capitán, un Teniente y un Mayor del Ejército adscritos al Batallón Nueva Granada, así como el director del DAS de la época en Barrancabermeja, un Coronel, un Teniente y un Capitán de la Policía del Magdalena Medio, facilitaron la incursión paramilitar; Así como da cuenta de la participación de José Eduardo González quien para la fecha de la masacre se desempeñaba como Sub Jefe de seguridad de Ecopetrol en el puerto petrolero.

De acuerdo con las declaraciones de varios de los paramilitares que participaron de la incursión, los crímenes que se cometían en Barrancabermeja y sus alrededores en los años 1998 y 1999 se llevaron a cabo con la participación de este funcionario de Ecopetrol.

Barrancabermeja es el principal puerto sobre el Magdalena Medio santandereano y su importancia en la economía nacional hace que se encuentre fuertemente custodiada por los diferentes estamentos militares. Para la fecha el puerto contaba con el Batallón Energético Nº 45 Héroes de Majagual y el Batallón de Artillería Nueva Granada; La Armada Nacional hacía presencia con la Flotilla Fluvial del Magdalena, así como la Policía Nacional y para la fecha el DAS, así como la seguridad propia de la refinería.

Ninguna de estas instituciones militares hizo nada para impedir el ataque en contra de la población civil. Por el contrario, los retenes ubicados a las entradas y periferia de la ciudad fueron retirados sobre los puntos por donde pasó la caravana de vehículos conducidos por los paramilitares y en los cuales se llevaron retenidos a varios de los habitantes de Barrancabermeja, para posteriormente desaparecerlos.
Estos puntos corresponden a la Base ubicada a la entrada de la Termoeléctrica, desde donde se pudieron escuchar claramente los múltiples disparos hechos por los paramilitares, y Pozo Siete donde igualmente se encuentra Ubicada una Base militar del mismo nombre.

Los vehículos nuevamente atravesaron los retenes que constantemente se encuentran a las afueras de Barrancabermeja para abandonar la ciudad por la vía que conduce a Bucaramanga sin ser detenidos, cuestionados o contrarrestados por los militares que se encontraban en cada uno de los retenes.

Tampoco se informó el hecho a superiores de los estamentos militares, no se pidió ayuda ni se adelantó acción alguna para proteger o resguardar a la población civil de la incursión paramilitar, o se persiguió a los paramilitares en su salida campante del puerto petrolero.

Los avances de la Fiscalía en este caso dejan en evidencia una alianza entre miembros de la fuerza pública y los grupos paramilitares con presencia en el Magdalena Medio, comandados por Guillermo Cristancho Acosta, Alias Camilo Morantes, quienes se tomaron a Sangre y Fuego Barrancabermeja, y cuyas estructuras siguen controlando el puerto hasta el día de hoy.

De los hechos ocurridos y la responsabilidad que pudo tener en ellos la mayor empresa estatal Ecopetrol surgen algunos interrogantes: ¿Qué medidas tomó Ecopetrol para que se investigaran los hechos que involucran directamente a uno de sus funcionarios? ¿Cómo se explica que el Presidente y la junta directiva de una compañía como Ecopetrol no tuvieran conocimiento de las actividades de este funcionario? ¿Es posible que la comisión de estos crímenes se hiciera bajo la complacencia de las directivas de Ecopetrol? ¿Qué medias tomará ahora la empresa ante las conclusiones de la Fiscalía?

http://www.colectivodeabogados.org/Medida-de-Aseguramiento-contra-Ex-5809

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya