Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Jueves, septiembre 29 de 2016
 

DeVer

Las mujeres en el territorio construimos paz con justicia socio ambiental

CONPAZ

Lunes 10 de agosto de 2015

2 | |

Del 30 de julio al 1 de agosto nos reunimos delegadas de 13 comunidades del Valle, que hacemos parte de la red CONPAZ, para discutir como mujeres lo que hemos construido en medio de la guerra y nuestras apuestas de paz para una democracia incluyente, no patriarcal.

ENCUENTRO REGIONAL DE MUJERES CONPAZ – VALLE

Realizamos discusiones en contexto, recordando a las 17 mujeres asesinadas en Buenaventura en 2014, y un año del asesinato de Óscar Hernández Torres; manifestamos un rechazo absoluto y nuestro apoyo a la lideresa Jani Silva, dirigente social en Putumayo y de la dirección de CONPAZ, quien ha sido perseguida y estigmatizada nuevamente.

Feminicidios y femicidios, asesinatos y desapariciones, despojo de los territorios, la invasión extractivista, el trabajo injusto o mal remunerado, bombardeos y fumigaciones, ametrallamientos indiscriminados o confrontaciones armadas que destruyen nuestros cultivos de pan coger, nos generan enfermedades, afectan nuestros roles familiares, nuestra relación con la tierra, y nuestros planes y proyectos de vida. Por esto, hemos resonado en las palabras de Zainab Hawa Bangura, Representante especial del Secretario General de la ONU para la Violencia Sexual en Conflictos, en el que invita a “mirar el proceso de paz como una oportunidad histórica para transformar el estatus de las mujeres en la sociedad colombiana a través de cambios estructurales”, tal como, lo profundizaron los aportes de Piedad Córdoba y Ángela María Robledo con sus presentaciones, que retoman lo que somos y estamos construyendo.

Nos expresamos con pintura, danza, música, y aquí en palabras compartimos nuestras conclusiones:

1. Si bien nuestros cuerpos y nuestras almas han sido afectados por violaciones de derechos humanos, crímenes de lesa humanidad, infracciones al derecho humanitario, operaciones empresariales invasivas, y operaciones armadas de Estado, por la ausencia de garantías a nuestra libre expresión, a la decisión libre de ser elegidas, a asumir roles dentro de una concepción patriarcal, no somos solo víctimas, hemos resistido, hemos propuesto y construido iniciativas de buen existir para todas y todos basados en los derecho civiles, políticos, ambientales, sociales, y culturales.

2. Como mujeres de CONPAZ, planteamos al Gobierno y a las guerrillas de las FARC-EP y el ELN, en nuestra propuesta de la Comisión de la Verdad, la necesidad de la subcomisión de género; nos alegra saber al cierre de nuestro encuentro el llamado de las FARC – EP a realizar investigaciones serias y a la conformación de un equipo que se encargue de esclarecer los hechos de violencia sexual y de género en el marco del conflicto en el país, por lo que esperamos ser parte de esa construcción.

3. Requerimos nuevamente al gobierno que habilite un espacio en la mesa de conversaciones con las guerrilla de las FARC-EP y la que se habilite con el ELN, para que escuchen nuestras propuestas sobre paz territorial que comprende: políticas de género e inclusión urbana y rural; participación desde las mujeres en el derecho restaurador y reparativo, reconocimiento de titularidad compartida de derechos territoriales y ambientales y apuestas agroambientales productivas, educación hacia la paz desde la concepción, hasta las 12 universidades regionales; participación y género en la comunicación. Queremos garantías de no repetición, y para que esto se dé, debemos conocer la verdad y sus responsables, que se nos permita la participación política a nivel local, regional y nacional, que nos garanticen el derecho a la vida que se ve en riesgo por el accionar paramilitar, por los intereses en nuestros territorios y tengamos las garantías para la libertad de expresión.

4. Desde la comprensión del derecho reparativo y como garantía de no repetición hemos propuesto crear en 12 regiones las Universidades de Paz con enfoque de género y acreditación universitaria y técnico agrícola ambiental, con diversas carreras, cada una en su inicio con un valor de 2.5 millones de dólares. Estas Universidades son parte de la propuesta de educación hacia la paz que venimos desarrollando con profesores propios y currículos propios, diseñados para educar desde la concepción, el nacimiento y la lactancia, la infancia, la juventud y la adultez. Estos centros universitarios serán sede de las sesiones de la Comisión de la Verdad, de los actos de reconocimiento de responsabilidad, lugares de pedagogía para responsables y víctimas. Las instalaciones de la Comisión de la Verdad serán la primera piedra de las sedes universitarias que proponemos.

5. Justo porque la verdad es un derecho de las víctimas y de la sociedad, y la memoria es un deber, dada la importancia del derecho a la participación, como un mecanismo reparador, planteamos que de las frecuencias radiales que manejan hoy las fuerzas militares y policiales, se funden en una sola y la frecuencia que queda libre sea asignada a las organizaciones de víctimas y socioambientales en la región.

6. Respecto al derecho a la justicia insistimos en que la impunidad se enfrenta con el esclarecimiento judicial y un sistema punitivo restaurador de la condición humana y la dignificación de las víctimas, la sanción carcelaria no repara, niega la verdad y no regenera, suscita el odio y asegura la impunidad con el silencio, reiteramos al Gobierno y a las guerrillas de las FARC – EP y el ELN, las propuestas de derecho reparativo y sanciones morales que estamos elaborando con enfoque de género.

Valoramos positivamente en la discusión hacia la paz que se hable de un sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición, para asegurar los derechos de las víctimas y el derecho a la paz.

La enunciación de la verdad y el reconocimiento de responsabilidad individual y colectiva deben ser valorados para la salida alternativa de penas restaurativas.

Nosotras somos conscientes de las diferencias entre las responsabilidades estatales y las del movimiento guerrillero conforme al derecho interno e internacional, somos conscientes de la necesidad de la comparecencia bajo esos marcos, y en honor a cada una de las partes, urge que se acuerde un mecanismo de justicia en el espacio de ese Sistema Integral, que debe contar con el consentimiento de las organizaciones de víctimas, antes de su aprobación. Nuestra propuesta de sanción reconoce la dignidad de los responsables, y nuestra apuesta de derecho reparativo con la verdad plena no pide ni exige cárcel, sino presencia territorial temporal, participación comunitaria y participación en la pedagogía en las 12 universidades.

7. Así mismo hemos puesto y seguimos poniendo a disposición nuestros territorios para el desarrollo de las propuestas de desescalamiento o distensión del conflicto armado y para experiencias pilotos del deber de la memoria, de la respuesta territorial de derechos fundamentales negados como vivienda, salud, educación, protección ambiental, e ingresos con enfoque territorial de género.

Para que nuestra democracia sea real y verdadera hacia la paz, se requiere una transformación de nuestras mentalidades y sensibilidades patriarcales, valorando la madre tierra, la madre política, y la madre democracia, ya que una mujer, mujer es incluyente, no excluyente, dadora de vida y generadora de libertad.

Buenaventura 1, de agosto de 2015

COMUNIDADES CONSTRUYENDO PAZ EN LOS TERRITORIOS – CONPAZ –

Tomado de: https://comunidadesconpaz.wordpress.com/2015/08/06/i-encuentro-regional-de-mujeres-conpaz-valle/

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya