Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Martes, septiembre 27 de 2016
 

Denuncia

Fuertes bombardeos en El Asserío, Norte de Santander

Lunes 13 de julio de 2015

2 | |

comunidades del corregimiento El Aserrío, del municipio de Teorama, Norte de Santander, están reportando que a esta hora se producen bombardeos fortísimos y sin precedentes en sus alrededores, más exactamente en la vereda Santa Lucía.

La población de El Aserrío es objeto de una ocupación militar y ello pone en riesgo a sus habitantes.

Escena del incendio del 16 de junio, en cercanías del Aserrío

AHORA MISMO, 10 DE JULIO DE 2015:

Estos terribles bombardeos son efectuados por helicópteros, que se presumen de las FF.AA., después del retumbar de una gran explosión en las montañas cercanas al Aserrío, hoy 10 de julio de 2015, a las cuatro de la tarde. Las comunidades se hallan en un estado absoluto de zozobra y temor, pero esta temible acción es la última de una serie de abusos e irregularidades por parte del aparato militar del Estado de Colombia, que a continuación se exponen:

HECHOS

1. El jueves 16 de junio se produjeron combates encarnizados alrededor del corregimiento El Aserrío, municipio de Teorama, Norte de Santander. Se presume que fueron entre la insurgencia y el Ejército. A las 4:45 de la tarde se escuchó una gran explosión a la que siguió un incendio que ocasionó graves daños económicos y estuvo a punto de llegar al casco urbano de este corregimiento, donde habitan unas 2.000 personas. La explosión registrada dañó parte de la infraestructura petrolera de la región, el Oleoducto Caño Limón – Coveñas, que le pertenece a la empresa Ecopetrol. Funcionarios de esa empresa solicitaron en distintas ocasiones que la comunidad “garantizara” la seguridad de su infraestructura, de las operaciones de reparación y de los funcionarios de la misma. La comunidad de El Aserrío propende por un Catatumbo en paz y sin violencia, por lo que no pudo aceptar semejante propuesta ya que la misma equivale a involucrarse de manera directa en el conflicto armado que atraviesa Colombia.

2. El pasado jueves dos de julio, El Aserrío fue ocupado militarmente por al menos 1.500 efectivos de distintos cuerpos armados, como son ejército, policía y cuerpo técnico de investigación. Los armados se han apostado en medio de la población civil, en las entradas de sus casas y negocios, también han puesto retenes adentro del mismo casco urbano y en definitiva están perturbando la calma de todo un pueblo, violando el Derecho Internacional Humanitario y poniendo en riesgo de fuego cruzado al menos a 2.000 personas.

3. El pasado cinco de julio, una comisión de verificación de derechos humanos arribó al corregimiento El Aserrío, la misma estaba compuesta por el Congreso de los Pueblos, el Coordinador Nacional Agrario, la Comisión de Interlocución del Sur de Bolívar, Centro y Sur del Cesar; Identidad Estudiantil Cesar, Organización de Desplazados en Valledupar, Agencia de Noticias Colombia Informa, Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia, el Movimiento de Trabajadorxs, Campesinxs y Comunidades del Cesar (MTCC), CISCA, La Asociación Minga y distintos líderes comunales. Esta Comisión constató que:

La comunidad hace un rechazo categórico a los actos de barbarie, 50 años de violencia, de negación del goce efectivo de derechos y una violación sistemática a los derechos humanos, las comunidades han resistido por décadas todas las formas de violencia.
De igual forma se rechaza las versiones de ECOPETROL donde dice que la comunidad no quiere que se repare el daño en su infraestructura, se aclara que ECOPETROL en primera instancia planteó que la comunidad debía garantizar el ingreso de la maquinaria, involucrando a la comunidad en un conflicto, y que sino traería el ejército.
Desde la llegada de los 1.500 efectivos del ejército al Aserrío prácticamente la población civil se siente secuestrada en sus propio pueblo, muchos comerciantes han tenido que cerrar sus negocios por el temor y porque en ellos se ha instalado el ejército muy cerca: caso restaurantes donde se hacen en los corredores, hay restricciones a la movilidad, 6 retenes por parte del ejército desde Convención hasta el Aserrío.
En los retenes se hace empadronamiento, los campesinos son agredidos y no se respetan sus derechos.
El ejército patrulla el caserío con personas con la cara tapada, según versiones de la comunidad son desmovilizados de la guerrilla que ahora se dedican a ganar dinero y favores por señalar a supuestos guerrilleros que realmente son civiles.
El ejército se ha tomado todos los espacios públicos como el parque, lotes, casas desocupadas se configuran en graves violaciones al DIH.
Por el miedo y la zozobra que genera esta excesiva militarización los estudiantes no tienen garantías para regresar a clase, los docentes manifiestan temor para el regreso a las escuela.
El Ejército y la Policía está colocando a la población civil como escudo humano, en el momento que ocurra cualquier hecho de violencia estos se refugia en las casas quedando la comunidad en medio del fuego cruzado. “La fuerza pública se está protegiendo con la comunidad”.
Se ha venido dando un desplazamiento gota que se ha tratado de invisibilizar.
El campesino por la presión y el número de retenes no ha bajado a llevar el mercado, ni traer sus productos, lo que afecta el comercio.
Hay restricción de horarios para tránsito.
El ejército y la Policía están realizando allanamientos a las casa a media noche, estos se hacen sin ningún protocolo, se habla del caso el de una señora con dos menores de edad que le entraron por el patio, utilizando la violencia.
Así mismo se observó que los militares van a comprar a las tiendas con las armas afuera, “en una mano van sacando la plata y en la otra están apuntado”.
Se denuncia que alguna gente, desde la llegada del ejecito, no ha vuelto adormir, que escucha los ruidos y sobrevuelos constantes de los helicópteros.
Las mujeres se han visto obligadas a sacar a sus hijos del pueblo como mecanismo de protección.
Se denuncia también graves daños ambientales, el ejército realiza quemas indiscriminadas de las montañas alrededor del caserío, sin ningún control y con la complicidad por inacción de las autoridades competentes.

4. Para el día ocho de julio la situación seguía igual, continúa la ocupación militar. También se confirmó que se han suspendido las clases en las escuelas y continúa el desplazamiento gota a gota. Las comunidades temen por detenciones masivas y arbitrarias, como las que se repudian y se dieron en contra del movimiento social en Bogotá hoy mismo, ocho de julio. Por último se anuncia que sigue el riesgo de un desplazamiento masivo en El Aserrío, fruto de su ocupación militar. Esta sería la segunda ocasión que todo el corregimiento saldría desplazado forzosamente, por lo que la gran mayoría de sus habitantes serían revictimizados.

EXIGIMOS:

Al Presidente de la República que en su calidad de máximo comandante de la Fuerzas Militares ordene el fin de la ocupación de El Aserrío.
De manera urgente a las autoridades Nacionales, regionales y locales, activar los mecanismos establecidos por la ley, que ordenan brindar especial protección a la vida e integridad física de todos los habitantes del corregimiento de El Aserrío, municipio de Teorama, Norte de Santander, en particular de las personas víctimas de la violencia, que habitan en él.
Se ordene de manera inmediata, la realización de una Misión de verificación interinstitucional que permita constatar la situación de violación de Derechos Humanos y Derechos Internacional Humanitario.
Exigimos garantías y protección a las comunidades, al Comité de Integración Social del Catatumbo - CISCA, ante posibles represalias que puedan haber por las denuncias realizadas ante las violaciones a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario que continúan ocurriendo en el Catatumbo..

También hacemos un llamado a la solidaridad de las organizaciones sociales, de Derechos Humanos y ambientales, nacionales e internacionales, en el acompañamiento a la comunidad, la denuncia de los hechos y la visibilización y difusión de la presente acción urgente.

Diez de julio de 2015.

COMITÉ DE INTEGRACIÓN SOCIAL DEL CATATUMBO - CISCA
JUNTA DE ACCIÓN COMUNAL DE EL ASERRÍO
LÍDERES COMUNALES DEL CATATUMBO, NORTE DE SANTANDER.
EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS - EJP
COMITÉ AMBIENTAL DE BARRANCABERMEJA - CAB
CONGRESO AMBIENTAL DE SANTANDER - CASA AGUAYA
PODER Y UNIDAD POPULAR CESAR - PUP CESAR
MOVIMIENTO DE TRABAJADORXS, CAMPESINXS Y COMUNIDADES DEL CESAR – MTCC
IDENTIDAD ESTUDIANTIL CESAR
ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL COLOMBIA DE DESPLAZADOS
ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE ABOGADOS DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS - ACADEHUM
COMISIÓN DE INTERLOCUCIÓN DEL SUR DE BOLÍVAR, CENTRO Y SUR DEL CESAR - CISBCS
COORDINADOR NACIONAL AGRARIO - CNA
CONGRESO DE LOS PUEBLOS – CDP
CONFLUENCIA DE MUJERES PARA LA ACCIÓN PÚBLICA
ASOCIACIÓN PARA LA PROMOCIÓN SOCIAL ALTERNATIVA - MINGA

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya