Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Domingo, septiembre 25 de 2016
 

DeVer

Amerisur se raja en derechos ambientales por explotación en ZRC Perla Amazónica. Irresponsabilidad empresarial.

Domingo 2 de noviembre de 2014, por Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

2 | |

La Zona de Reserva Campesina Perla Amazónica viene denunciado graves impactos ambientales y sociales, producto de la explotación del bloque Platanillo por parte de la empresa Petrolera Amerisur en su territorio.

DeVer

Gracias a su documentación y al apoyo de nuestra Comisión de Justicia y Paz se ha logrado probar un incumplimiento reiterado desde julio de 2009 de las obligaciones en materia de manejo ambiental y de la normatividad existente, tales como incumplimiento de los Informes de Cumplimiento Ambiental- ICA; vertimientos a cuerpos de agua no informados; desconocimiento de conceptos negativos para la construcción de vías en humedales, parámetros de contaminación de aguas por fuera de la norma, entre otros.

Este acervo probatorio fue base para una queja presentada ante la Contraloría Delegada para Medio Ambiente el 21 de abril de 2014. Luego de la corroboración documental y la visita técnica, este ente de control determinó: "deficiencias de gestión, inobservancias e incumplimientos de las autoridades ambientales [...] en relación con el proyecto de hidrocarburos Bloque Platanillo”, que fueron clasificados en cinco (5) hallazgos con posible incidencia disciplinaria, cuatro dirigidos a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales –ANLA- y uno dirigido a la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía –CORPOAMAZONÍA-.

El ejercicio de documentación y recaudación de pruebas técnicas evidenció dichas afectaciones las cuales fueron aportadas a la Contraloría General de la Republica - CGR- para su contraste y validación. Un grupo interdisciplinario documentó Impactos Ambientales a pesar de las Licencias Ambientales y los conceptos técnicos presentados por las empresas y emitidos por las autoridades ambientales. Una nueva demostración de la burla a los habitantes rurales, de los vacíos e irregularidades en la actuación de actores privados y públicos. En la documentación se ha ido adelantando estudios fisicoquímicos de aguas y suelos afectados por la actividad petrolera y una caracterización de la fauna y flora existente en el área, la cual presenta distintos grados de amenaza, vulnerabilidad y endemismos.

Ver video "El mar se volvió petróleo" https://www.youtube.com/watch?v=tDoAMFdZhZE

Todo este trabajo coincide con el reciente informe de la Contraloría que concluyó la existencia de:

1. Incumplimiento a normatividad ambiental y lo establecido en las Licencias Ambientales por parte de la empresa AMERISUR: mal manejo y disposición de residuos sólidos; ausencia de infraestructura básica para el control de derrames; estructuras en deficiente estado.

2. Incumplimiento de ANLA a las labores de seguimiento y control de manera reiterada.

3. Incumplimiento a las obligaciones asumidas por la empresa AMERISUR, desde el año 2009, respecto a los trabajos de recuperación de las zonas de préstamo lateral para el desarrollo de vías de acceso a las plataformas, las cuales vienen generando graves problemas de inundaciones, procesos erosivos, aparición de plagas y restricciones para la movilidad de campesinos.
4. Incumplimiento a las obligaciones relacionadas con la compensación forestal, trámite y gestión procesal , retrasando el cobro de obligaciones.

5. Realización de actividades de reinyección sin la consecución adecuada de los permisos, los tiempos y condiciones técnicas.

6. Desatención absoluta de CORPOAMAZONÍA frente a las quejas y denuncias presentadas por la comunidad sobre los posibles daños ambientales del proyecto petrolero Bloque Platanillo.

Vea aquí el informe de la contraloria.

La Zona de Reserva es parte de la Amazonía, los bienes y servicios ambientales que presta, la vocación del uso del suelo y los proyectos de vida e iniciativas comunitarias que allí se desarrollan están en alto riesgo.

Los hallazgos de dichos estudios confirman lo que los pobladores locales vienen padeciendo, contaminación de cuerpos de agua y aljibes, fragmentación de ecosistemas, pérdida de hábitats y especies, negligencia en la atención de contingencias ambientales, disminución en la calidad de vida.

Toda la crisis ambiental se viene produciendo en medio de la militarización de los territorios, de violación de derechos humanos, de la continuidad de las hostilidades, y de los condicionamientos al uso, goce y disposición de sus tierras y desconocimiento de la figura misma de ZRC.
La gran pregunta que queda es si el licenciamiento ambiental será reversado o este documento oficial pasará a los anales de la historia mientras la polilla lo corroe.

 
Dirección: Carrera 37A No 25B-42, Bogotá D.C. Colombia Telefax: (57-1) 2687179 / 2687161
 
Desarrollado por Atarraya